Ropero parroquial
   
 

El Ropero Parroquial fue una iniciativa que surgió a principios del año 2006, para reunir a mujeres de la Parroquia con la idea de acercarlas a la Iglesia por medio de estas labores artesanales, además de servir para cuidar y atender asiduamente el estado de los ornamentos y lienzos litúrgicos, para así dar una mayor dignidad y solemnidad a las celebraciones. Ésta fue una idea del Párroco de aquella fecha, Don Javier Orpinell Marco, nacida por el interés manifestado por las propias mujeres que deseaban con ilusión la creación del nuevo Taller. Desde el primer momento se consolidó el grupo, que aglutinaba a una quincena de mujeres que semana tras semana, y hasta el momento, se reúnen en la Parroquia para la elaboración y el cuidado de los ornamentos.

Desde la creación del Ropero Parroquial, éste Taller ha sido el autor de la elaboración de nuevos Paños para la mesa del Altar, manutérgios, purificadores o albas para los sacerdotes, monaguillos y acólitos; además de haber completado el juego de Casullas para diario ó haber realizado los diversos juegos de “escapularios” para las grandes celebraciones. Cabe destacar, que en la actualidad, se encuentra inmerso en la elaboración de cuatro Libreas para los Servidores, que están siendo elaboradas utilizando los mejores materiales, y que serán utilizadas para dar una mayor solemnidad a las Celebraciones Parroquiales y para Custodiar el Paso de Su Divina Majestad en la Procesión del Corpus Chiquito de la Parroquia.

Cabe resaltar, que en nuestra Parroquia de San Francisco se venera la Imagen de Santa Lucia, Patrona del Gremio de Costureras y de los Ciegos e Invidentes. En la fiesta de su onomástica el día 13 de Diciembre, se celebra en nuestra Parroquia una Misa en su Honor, asistiendo y participando de la Misa las mujeres del Ropero Parroquial, y celebrando a la finalización de ésta, un pequeño ágape en el Salón Parroquial que sirve de convivencia y manifiesta la unión entre ellas.

Si usted tiene interés en pertenecer al Ropero Parroquial, puede hacerlo poniéndose en contacto con el Párroco, el Rvdo. Don Gonzalo Núñez del Castillo, responsable directo del Ropero Parroquial.

 

 
 
Taller de bordados parroquial
 
 

En el mes de Septiembre del año 2006, y tras la predisposición y la ilusión manifestada al Párroco de aquel momento el Rvdo. Don Javier Orpinell Marco por los afamados Bordadores Don José Muñoz Moreno y Doña Ana Pérez Peralta de crear un Taller de Bordados para la Parroquia, éste tomó la iniciativa como buena ya que el Taller de Bordados le fue planteado como un ambicioso proyecto que ayudaría a enriquecer el magnífico patrimonio de nuestra Parroquia, además de ofrecer la posibilidad a todos los interesados de aprender un oficio tan artesano como bello y gratificante, además de servir al igual que el Taller de Costura, como un medio de acercar a feligreses a la Iglesia.

Desde sus inicios, el Taller de Bordados de la Parroquia ha estado dirigido por Don José Muñoz Moreno y Doña Ana Pérez Peralta, comprometidos cofrades y feligreses de nuestra parroquia y bordadores experimentados con numerosos trabajos que refrendan su magnífica labor, además de haber trabajado juntos en bastantes Proyectos para Hermandades y Cofradías de prestigio, tanto de nuestra ciudad como de otras localidades. Don José Muñoz Moreno, además cuenta en su haber con la experiencia de haber montado un taller de similares características en Córdoba, cuando allí residía hace unos años, que según los resultados cosechados fue todo un éxito. Cabe destacar que la labor de ambos bordadores hacia nuestra Parroquia ha sido desde el primer momento desinteresada.

El Taller estuvo respaldado por una decena de mujeres que cada semana, acudían a la Parroquia a iniciarse en esta labor. Los primeros meses, sirvieron para aprender el oficio utilizando materiales de menor calidad hasta coger el nivel necesario para poder ejecutar las piezas de bordados de los nuevos trabajos, utilizando los materiales más acordes.

Tras considerarlo el Párroco, y al ver la evolución de las nuevas bordadoras y el gran trabajo que estaban realizando los responsables del Taller, se acordó con éstos la Ejecución como Proyecto Principal, una Casulla para las grandes Solemnidades de la Parroquia, que sería realizada utilizando los mejores materiales posibles. Para ello, le fue encargado al artista y ceramista isleño y Hermano Mayor de la Cofradía de la Expiración Don Juan Pérez Bey el boceto de la nueva Casulla. Para ello, Para ello, se adecuó en las dependencias parroquiales, una sala dedicada en exclusiva al Taller de Bordados.

Tras un año y medio de intenso trabajo, la Casulla fue Bendecida en la mañana del Sábado Santo del año 2008, por nuestro Párroco Don Gonzalo Núñez del Castillo, en una ceremonia donde asistieron todos los miembros del Taller y donde todos los feligreses pudieron apreciar la magnitud de la obra.

Cabe destacar que la Casulla fue realizada utilizando los mejores materiales posibles para su ejecución, tales como hilo de oro fino y entre fino y sedas para el bordado, y terciopelo de Lyon Burdeos y Tisú de Oro y galones para la Casulla.

En la actualidad, el Taller de Bordados de la Parroquia, se encuentra bordando las dos banderas que irán a los lados del presbiterio, Éstas serán ejecutadas utilizando la técnica del bordado de aplicación.

Si usted tiene interés en pertenecer al Taller de Bordados, puede hacerlo poniéndose en contacto con el Párroco, el Rvdo. Don Gonzalo Núñez del Castillo, responsable directo del Taller de Bordados.